Una buena ventana debe cumplir con la función de aislar el frío, y también del calor, según la época del año en que nos encontremos. Pero también debe aislarnos del ruido. Todo esto sin impedir claro esta la entrada de la luz, ya que un hogar bien iluminado tiene ya mucho ganado en todo lo que se refiere a la decoración.  Las ventanas de PVC son además de sencillo mantenimiento y de una muy larga duración.